Redacción Gedesco | 4 Abril 2016

Procedimientos de adjudicación en una licitación

Procedimientos de adjudicación en una licitación

Una licitación es un concurso público para adjudicar un proyecto a una empresa privada. Se trata de un sistema por el que se adjudica la realización de una obra o un proyecto público a una empresa o profesional que tenga las mejores condiciones para realizarlo.

Para adjudicar estos proyectos u obras, las empresas o profesionales que se presentan deben cumplir con lo que se denomina un pliego de condiciones, es decir, unos requisitos. El procedimiento de adjudicación del proyecto debe realizarse de forma abierta o restringida, y, en algunos supuestos que estén tipificados se podrá hacer de forma negociada o a través del diálogo competitivo.

En todos los procedimientos debe presidir la adjudicación de los contratistas, cualquiera que sea el procedimiento seguido. En el artículo 139 se expone que “los órganos de contratación darán a los licitadores y candidatos un tratamiento igualitario y no discriminatorio y ajustarán su actuación al principio de transparencia”.

Cuatro procedimientos de adjudicación

  • En caso de procedimiento abierto, cualquier empresario puede presentar propuesta, excluyendo toda negociación de los términos del contrato con los licitadores.
  • En el caso del procedimiento restringido sólo podrán presentar proposiciones los empresarios seleccionados por el órgano de contratación. En este procedimiento también está prohibida toda negociación de los términos del contrato con los solicitantes o candidatos.
  • En el caso del procedimiento negociado, la adjudicación recae en el licitador justificadamente elegido por el órgano de contratación, después de consultas con diversos candidatos y negociaciones de las condiciones del contrato con ellos.
  • En el caso del procedimiento a través de diálogo competitivo, el órgano de contratación dirige un diálogo con los candidatos seleccionados (que han solicitado con anterioridad), para llegar a desarrollar una o varias soluciones capaces de satisfacer sus necesidades y que sirvan de base para que los candidatos elegidos presenten una oferta.

¿Qué criterios de valoración se siguen?

En todos los procedimientos (excepto el de negociación) se busca el criterio de la oferta económica más ventajosa. Los criterios valoración deben estar directamente relacionados con el objetivo del contrato. La propia ley establece como criterios: el precio, la calidad, el plazo de ejecución, el coste de los repuestos, las características estéticas o funcionales, etc.

Puede haber un criterio o varios a la hora de adjudicar. Pero si solo es uno, debe ser, obligatoriamente, el precio más bajo y se pasará a la tradicional subasta. Si son varios los criterios se deberán adjudicar por concurso, a pesar de que la ley no lo establezca como tal. En todos los casos, los criterios los determina el órgano de contratación en el anuncio de licitación. Es decir, la organización que saque la licitación expone en el pliego de cláusulas administrativas particulares o en el documento descriptivo (en el caso del diálogo competitivo) los criterios de adjudicación.

Financiación en las licitaciones

En el caso de conseguir una licitación con un organismo público, será necesario invertir en recursos humanos y material para poder realizar el proyecto. Esto puede suponer un desembolso para la empresa, que dificulte su actividad, sobre todo  cuando las organizaciones no pagan a tiempo sus facturas. Con el fin de evitar esta situación, las empresas a las que se les conceda una licitación pueden acceder a una monetización de contratos. Este tipo de financiación se encarga de adelantar el dinero correspondiente al proyecto, ya sea de forma parcial o total, en función de los intereses y necesidades de la empresa. La entidad financiera adelanta ese dinero a la empresa, una vez ésta le presente los documentos y contratos de la licitación.

Este artículo pertenece a la categoría: