José Antonio Calvo | 8 Junio 2015 | Financiación

7 de cada 10 facturas todavía se abonan con retraso

7 de cada 10 facturas todavía se abonan con retraso

El paciente evoluciona bien, pero continúa grave. Estas serían las palabras de un médico que intentara explicar cuánto tardan las empresas españolas en pagar las deudas que tienen pendientes con otras corporaciones. Las empresas españolas tienen periodos de pago por encima de la Ley. Aunque el problema es aún mayor, si cabe. Hay muchas facturas afectadas por ese retraso. En concreto, siete de cada diez facturas se siguen abonando con retraso a los plazos establecidos en los acuerdos empresariales. En muchas ocasiones nos perdemos en las cifras, pero vale la pena analizar este dato. Si siete de cada diez facturas son abonadas con retraso, significa que siete de cada diez compras o ventas se producen con tiempos más allá de lo esperado. ¿Se imaginan que en todas las empresas, los trabajadores cobraran siete de cada diez meses con retraso? Los sindicatos, evidentemente, se echarían a la calle. Las empresas, de momento, no tienen más remedio que esperar.

Hay síntomas de mejora en los plazos, aunque leves. En el lado positivo de la balanza tenemos que las facturas con demoras de más de 60 días –el plazo establecido por ley- se han reducido en 2014, pasando del 4% en 2012 al 2% del año pasado.

Asimismo, el periodo medio de pago se ha reducido en un día pasando de 82,6 días a 81,5 días. Es un avance, sin duda, pero seguimos muy lejos de esos 60 días legales. Por su parte, la proporción de crédito comercial con retraso se redujo durante 2013 llegando 70,8% del total de facturas pendientes de pago, según datos recogidos en el Barómetro sobre la Morosidad Empresarial, que ha realizado CEPYME (Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa).

Datos de la morosidad empresarial

Durante 2014, se ha llegado a los 800 millones de euros que no se han pagado a tiempo, lo que supone un 2% del importe total de efectos comerciales, tal y como recoge la Estadística de Efectos de Comercio Impagados del Instituto Nacional de Estadística. Asimismo, el importe medio de efectos impagados durante el último trimestre ha alcanzado los 1.259 euros, el mínimo histórico de la serie.

Al cierre del 2014, el periodo medio de impago de facturas llegó a los 1.986 días de retraso, lo que recalca que durante todo el año anterior la morosidad creció en 84 días. Un problema donde todavía hay trabajo por delante.

Morosidad según el tamaño de las empresas

Aunque parezca paradójico, las pequeñas empresas (de 1 a 50 trabajadores), son las experimentan menos días de impago de las facturas, con una media de 88 días menos que las grandes empresas (más de 250 empleados) y 183 días menos que las empresas de 101 a 250 trabajadores. Las pequeñas empresas solo superan en 15 días los 60 días legales para poder pagar lo establecido con sus clientes mientras que las medianas empresas llegan a superar los 25 días de retraso respecto al plazo legal.

Morosidad según el sector empresarial

La morosidad está presente en todos los ámbitos empresariales pero en algunos de ellos se ha visto mejorada en cuanto a los plazos medios de pago. Así, el sector químico ha reducido su morosidad en 8,2 días, el de la madera y el mueble en 3,6 días y el del papel y las artes gráficas en 2.6 días, siendo los sectores que más reducción han experimentado. Por su parte, el sector del textil ha aumentado sus periodos medios de pago en 4,4 días y el agroalimentario en 1,8 días. Es el sector químico y el de la distribución alimenticia los que más se ajustan al periodo legal de pago de 60 días con 67,4 y 68,6 días respectivamente.

suscribirse al blog de gedesco¿Te ha gustado el artículo? Recíbelos gratis en tu correo


Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.