Redacción Gedesco | 4 noviembre 2014 | Consejos para empresas

Reduce al mínimo los costes asociados al concurso y a la liquidación

concurso-liquidación-costes-acreedores-deudas-renegociar

Son muchas las empresas que todavía hoy día acumulan deudas de proveedores, acreedores y Administraciones Públicas en sus balances. Desgraciadamente, en ocasiones, la única salida posible es liquidar la empresa o acudir al concurso de acreedores, pero la sorpresa viene cuando vemos que incluso estas etapas también vienen asociadas con unos costes. ¿Qué podemos hacer para no tener que llegar a esta situación y reducir estos gastos?

Reducción de gastos en el concurso de acreedores

Es importante recordar que cuando los gastos son mayores que los ingresos en nuestra empresa, no podemos liquidar la empresa sino que deberemos acudir al concurso de acreedores, cuyo objetivo es la supervivencia de las unidades productivas del negocio. Si por cuestión de gastos no podemos permitirnos un abogado de pago, siempre podemos recurrir a la justicia gratuita para que un abogado asignado por el Estado se pueda encargar de todos los trámites asociados al concurso de acreedores y, llegado el caso, de la liquidación.

Existen varias posibilidades de gestión cuando ya estamos en el concurso de acreedores. Una de estas opciones es renegociar las deudas con los acreedores aplicándoles quitas o esperas. Y es que, normalmente, cuando estamos ante un caso de deuda excesiva, los acreedores preferirán cobrar menos cantidad de la deuda pero cobrarla ahora, antes que no cobrar nada o cobrar parte de la deuda no se sabe cuándo, teniendo que esperar a que se resuelva el concurso de acreedores.

Sin embargo, la negociación con los acreedores no tiene por qué pasar solamente por la reducción de la deuda, sino que también se pueden renegociar los plazos, de manera que se reduzca el importe de las cuotas a pagar y se alargue la deuda en el tiempo.

Planificación para no tener que acudir a la liquidación

Uno de los problemas de que en España una gran parte de los concursos de acreedores terminen con la liquidación de la empresa es el tiempo. Y es que las empresas españolas tienden a solicitar el concurso de acreedores cuando ya es demasiado tarde, el flujo de caja es prácticamente nulo y es imposible mejorar la gestión. El tiempo, junto a la burocracia, es una de las variables que más puede ir en contra nuestra, por lo que deberemos seguir una planificación adecuada de los diferentes pasos a seguir y los plazos que pueden ocasionar.

Esperemos no tener que acudir nunca al concurso de acreedores y menos a la liquidación de nuestra empresa, pero, llegado el caso que por lo menos los gastos no sean excesivos, ¿no crees?

Otras noticias de interés

  • Transmite seguridad y confianza con InfocifTransmite seguridad y confianza con Infocif Hoy día no es fácil conseguir garantías o pequeñas ayudas que nos indiquen de qué empresas podemos fiarnos y de cuáles no, y combatir así el grave problema de la morosidad. Por ello, […]
  • Aplazar pagos de la Seguridad SocialAplazar pagos de la Seguridad Social La economía española mejora, aunque aún hay signos de inestabilidad. Uno de los más problemáticos es la morosidad. Una situación que puede lastrar la actividad de un autónomo o […]
  • ¿Para qué sirve un informe de riesgo?¿Para qué sirve un informe de riesgo? Con los informes de riesgo, tu empresa puede conocer si las empresas con las que las trabaja son solventes, se retrasan en los pagos de las facturas, si tienen deudas... de forma que […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.