Redacción Gedesco | 29 octubre 2014 | Consejos para empresas

Consejos para hacer un presupuesto anual

planificación-presupuesto-financiación-pyme-control-gastos-ingresos-inversiones

La planificación en todos los ámbitos de la gestión del negocio es fundamental para que no haya ninguna sorpresa. En este sentido, una buena previsión del presupuesto anual te puede ayudar a conocer la viabilidad y la evolución de tu negocio en el próximo ejercicio.

No se trata solo de un documento o un informe, sino que tiene que utilizarse como una herramienta de control con la que hacer un seguimiento de cómo se van consiguiendo los objetivos y cómo va evolucionando la pyme.

Para que el presupuesto anual realmente sea útil, la planificación que se haga debe ser clara y, sobre todo, objetiva. De nada sirve poner que vas a obtener unos ingresos altísimos si no son realistas, ya que ello solo te conducirá a distorsionar la percepción del estado financiero de tu negocio.

Qué tener en cuenta para establecer los objetivos

Un presupuesto anual de una pyme debe sostenerse sobre cuatro pilares fundamentales: los ingresos, los gastos, las inversiones y la financiación. Si bien es cierto que las fuentes de financiación y las inversiones pueden incluirse en los dos primeros pilares, lo ideal es elaborar apartados específicos para conseguir una mayor claridad. Una vez que sepas la financiación que vas a necesitar y las inversiones que vas a hacer o a recibir, deberás incluirlos en gastos o ingresos, según corresponda.

Para estimar los gastos e ingresos, deberás seguir algún tipo de criterio y siempre utilizar el mismo. El más habitual suele hacerse teniendo en cuenta los resultados de los ejercicios anteriores. En épocas de crisis es difícil establecer unos objetivos de ingresos, por lo que es recomendable ser cauto y seguir una tendencia a la baja.

Hay determinados gastos que se producen mes a mes y que se pueden calcular fácilmente, como los salarios o el alquiler de activos. Igualmente, en el caso de los ingresos, seguro que hay determinados clientes que son fijos y con los que puedes contar casi con total probabilidad.

En lo que se refiere a la financiación y a la inversión, deberás tener en cuenta aspectos como los rendimientos que te va a dar una determinada inversión o si crees que va a ser necesario algún tipo financiación para momentos en los que la producción suele bajar.

Además, es importante que incluyas los beneficios que esperas obtener si tienes en mente un plan de expansión, como diversificar tu oferta de productos o servicios, ampliar tu producción o abrirte a mercados internacionales.

Adecuarse a las circunstancias

Debes tener en cuenta que siempre pueden surgir gastos imprevistos como una reparación o la pérdida de un cliente, por lo que es importante reservar un apartado de gastos extraordinarios para cubrir estas contingencias.

Por último, si ves que al finalizar cada trimestre los objetivos no se están cumpliendo, sería recomendable hacer una modificación de estos para que sean más realistas.

Otras noticias de interés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.